martes, 18 de enero de 2011

Letras para un regalo inmerecido

Aunque despiertes mis demonios
y te sirvas en su mesa
cualquier palabra posible o imposible,

y la materia de tus actos sea un refugio
donde esconder ese corazón de loza fría,

te tallo en mis poemas una y otra vez,
abriendo las grutas que conducen a ti y a la llaga,
a ti y al imperio de lo inalcanzable;

la montaña que se empina más allá de la metáfora.

Aunque en la literación obsecuente de mi verso no veas la agonía,
y rayes la sinceridad con pensamientos ajenos,
con brújulas que apunten lejos de mí,

te hago letras de esta lengua que te elevará
más allá de una eternidad que no mereces,

pero que aún así, te regalo.



R.A. Harris
18 de enero de 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada