miércoles, 2 de octubre de 2013

Secreto

si supieras cómo te necesita el báratro detrás de mi memoria
cómo se hacen imposibles las madrugadas sin tus uñas
sin tus manos de malabarista ciego acariciándome las llagas

si supieras las plegarias que bajaron desde la mentira para hacerte realidad
y de la condena de saberme tuyo sin tenerte
sin poseer el inquieto planeta que medita en tus ojos
ese doble astro que me empujó a esta guerra inconfesable
de decirme no no no de decirme nunca cuando nada es tan nunca
cuando nunca es tan siempre

si supieras de aquellas que no me amaron por ti
de las que fui acallando en el corazón como un refugio
y que se convirtieron en hermosas murallas de fugaz alegría mientras te odiaba

pero ya no hay furia que oculte el delirio blanco de tu lejanía
ni el tierno episodio de mis noches en tu busca

ya no hay más que esta geografía devastada por las ganas de cogerte
este territorio impenetrable que significan tus caderas
y la pérfida inocencia de todo aquello que ya no es


Ronald Harris

2 de Octubre de 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada