viernes, 11 de octubre de 2013

Espacio abisal


Dios bendijo tus cadenas de princesa porno, de cenicienta de prostíbulo. Dios te montó con su espada de tinieblas, y te dio el nombre que hoy nos multiplica en los burdeles de tu alma. Y al tocarte entendí la primera proporción del vacío: tu garganta alojando a un ser extraño. Al tocarte me di cuenta, que solo somos sombras acudiendo al llamado de la carne, fantasmas que retornan a la realidad cuando los convoca la lujuria, espectros alojados en ese espacio abisal oculto tras el pubis. Aun así ven y enciende la lámpara genital que arderá por nosotros toda esta cruel y larga noche. Ven y deja como prenda el estigma de tus senos que brillan como astros desdichados. Ven y grita lo que nos queda por decir, con las manos, con la lengua, con las uñas, con los dientes, con las venas engrosadas de placer y soledad; las acariciaré suavemente hasta que te duermas sobre mí, hasta que te abandones en mi pecho mientras mi corazón te abraza los oídos, mientras el calor de mi cuerpo de hombre te proclama diosa y ofrenda, y mis ojos apenas abiertos vean como desapareces hecha milagro, justo antes del amanecer.


Ronald Harris

11 de Octubre de 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada