miércoles, 21 de septiembre de 2011

Pasos sin huella

el lobo que aulló dulcemente tras tu puerta sede al asombro
ante la levedad de tus pasos sin huella aparente

es que quizá la arena que cubre la memoria
no sabe el peso de tu pie

ni la forma de tus dedos cuando pasan sobre mí

evita entonces los nombres del odio que te muerden la sinapsis
como un grifo rojo ardiendo en las neuronas

recuerda

no hay pájaros que trinen lo suficiente en esta jaula
para despertarnos del olvido



Ronald Harris
20 de septiembre de 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada